En Medios Arte en Chile El Bocón LASANTA Tecnosapiens

Una lectura de la moda entre hilos

Hay un segmento de la población que todavía se empecina en asociar a la moda sólo con frivolidad. Ok, hay mucho de ella al final del camino, pero no es lo único. La moda es identidad, historia, reflejo de individualidades y sociedades completas.

Como siempre la simplificación y el reduccionismo es la alternativa más fácil al momento de juzgar una industria donde la imagen y las apariencias  parecieran reinar. Pero ese es el contenedor, no el contenido. La moda nos dice mucho de los grupos sociales, sus motivaciones, cómo y por qué son influenciados por el contexto.

En el Chile del siglo XXI, la moda dejó de ser un tema de “minas” o “gallas” (léase con ese tono agudo exasperante). Ahora es una preocupación social, un aspecto que no deja indiferente y que toma aún más sentido cuando se entiende que comunicamos con nuestra vestimenta.

Pero ¿qué comunica Chile con su forma de vestir? Si bien el reino del negro, gris marengo y azul marino con cortes clásicos todavía se mantiene –herencia innegable de nuestras raíces conservadoras y cultura de austeridad-, los otros colores, formas y texturas también han ganado terreno demostrando que hay grupos de la sociedad que están abiertos al mundo, mirando la vida con más matices, creyendo en el valor de la diferencia y en la interconectividad de los pensamientos.  De hecho, la encuesta realizada por Adimark para Unilever en 2009 da cuenta de este cambio de paradigma: un 92,3% de las encuestadas admitía que la ropa reflejaba la personalidad y por lo mismo, para el 81,6% era clave para sentirse segura y cómoda. Además el 80,6% aseguraban que jamás saldrían a la calle con ropa que no les quedara bien y un 77,9% estaba de acuerdo con la idea que las personas son tratadas de acuerdo a la forma en que se visten.

Esas percepciones, claramente, son plasmadas en la ropa, no importa cómo seas, ni dónde vivas. Si quiero comunicar mi posición frente al mundo, lo hago a través de marcas masivas o de autor, me identifico con conceptos y/o grito desde las telas (el axioma de Watzlawick del “todo comunica” resulta útil para entender este fenómeno).

Hoy, más que nunca, la moda tiene una doble lectura. El que no quiera escucharla, se pierde de una parte del relato cotidiano de su país. Se queda abajo de las tendencias sociales y circula en un universo paralelo donde no hay espejos, ni reflejos, y el eco se silencia entre muros de concreto.

Observar la moda, más allá de las simplificaciones, interpretarla y comprender sus significados, nos puede ayudar a potenciar nuestra individualidad y a entender más de nosotros mismos en relación a los “otros”. El desafío es complejo, pero no imposible. La tarea es leer entre hilos.

Comentarios (1):

15 junio, 2011.

gaby:

Estoy completamente de acuerdo con Sofia, y me parece que si es un tema para ponerle atención y que refleja cultura e identificación para los seres humanos, lo que Si creo, y no fue mencionado, es que a Chile, le falta un gran curso de “no te lo pongas” por que hay una gran mayoría que admite no salir de su casa si algo no le queda bien, (80,algo %) pero yo te aseguro que si haces un sondeo en la calle un 60% no sabe lo que le queda bien según su tipo de cuerpo. y no se dan cuenta que lo que creían que se les veía bien, en realidad les queda bastante mal.

Comentarios