En Medios Arte en Chile El Bocón LASANTA Tecnosapiens

Gala Viña 2012: lo bueno, lo malo y lo feoGala Viña 2012: lo bueno, lo malo y lo feoGala Viña 2012: lo bueno, lo malo y lo feoGala Viña 2012: lo bueno, lo malo y lo feoGala Viña 2012: lo bueno, lo malo y lo feoGala Viña 2012: lo bueno, lo malo y lo feoGala Viña 2012: lo bueno, lo malo y lo feoGala Viña 2012: lo bueno, lo malo y lo feoGala Viña 2012: lo bueno, lo malo y lo feo

El fin de semana recién pasado se llevó a cabo la segunda Gala del Festival de Viña. Nuestra “red carpet” chilensis estuvo delineada por aires norteamericanos, intentando ser una copia de la alfombra roja de los Oscar con 100 metros de largo y giros en 360° que dejaron mareada a “La Leona” Barrientos (bastante elegante con ese Versace, cabe destacar). Al igual que el año pasado, hay que decir que fue una buena jugada de CHV hacer algo así, sin embargo, hubo una apropiación gringa que, nuevamente, agotó. Podrían haber hecho una alfombra roja más nacional (partiendo por algo tan trivial como decirle “alfombra roja” y no “red carpet”), pero la verdad es que estuvo empapado de un E! a la chilena, donde lo único chileno fue Tanza Varela, La Jueza o el resto de farandulandia.

En fin, no estamos acá para criticar el concepto de alfombra roja de la Gala, sino más bien para comentar lo bueno, lo malo y lo feo que se vio el fin de semana recién pasado. Partamos, entonces, por quienes la rompieron.

Lo bueno. Las infalibles Carolina Parsons y Catalina Pulido se lucieron con sus vestidos de D&G y Alexander McQueen: elegantísimas y guapas como sólo ellas pueden serlo. Otra que destacó -y sorprendió- fue Carolina Mestrovic, quien rompió el estigma de chica Yingo, llegando con un vestido bastante “recatado”. Cómo olvidar a Francisca García-Huidobro, mina como siempre y más elegante que nunca con el diseño de Nicanor Bravo. Por último, no podemos dejar atrás a Adriana Barrientos que sorprendió con un Versace negro muy sencillo, pero con un generoso escote.

Lo malo. Marlen. Di-or, Marlene, ese tajo fue too much. Tanza Varela con demasiado escotes y tajos y transparencias y en fin: demasiado. A estas mujeres les falta entender, de una buena vez, que “menos es más”. Gianella Marengo que fue catalogada por Jordi como “la mujer que pasea a su perro”. Y, debo decirlo: Eva Gómez, me cargó tu vestido. Ese cierre de atrás y forma tipo sudadera; ese escote horrendo, ese tajo delantero… qué horror. Me cargó el color y el diseño. Esperaba más para la animadora del Festival, una de las figuras más importantes.

Lo feo. Kenita Larraín. No diré más, no nombraré más personas. Kenita se ganó el trono a la peor vestida de la Gala. La verdad es que, a estas alturas, no sé si la pifiaban por el rollo con Zamorano y sus declaraciones con lágrimas de cocodrilo que nadie cree o porque, simplemente, era un monstruo caminando por la alfombra roja. Qué vestido más feo. Insisto: qué vestido más feo. “Es muy jugado, tiene mucho trabajo y es algo distinto para no hacer más de lo mismo”, dijo. Como consejo, Kenita: para la próxima vez llega con más de lo mismo.

 

Comentarios